Dación en pago

La crisis económica en que se ha visto envuelto nuestro país, ha comprometido la economía de muchas familias, especialmente las más vulnerables desde el punto de vista de ingresos económicos. Con la dación en pago, se abren nuevas expectativas ante las ejecuciones hipotecarias.

Mediante la dación, la persona deudora hipotecada que se ve en la imposibilidad de hacer frente a la hipoteca, puede librarse completamente de la deuda traspasando el inmueble a la correspondiente entidad financiera.

En los casos de subastas o bien de adjudicaciones del inmueble propiciadas por los bancos, el deudor no solo perderá su inmueble, sino que también tendrá que seguir haciendo frente a parte de la deuda.

Los abogados expertos en dación en pago, le proporcionan posibilidades para la reestructuración de las deudas, así como para hacer efectivas las daciones en pago. Sin embargo, este tipo de salida para los deudores no siempre es efectiva. Hay que tener en cuenta que el Real Decreto Ley 6/2012 del 9 de marzo, proporciona medidas de urgencia para deudores, pero no para cualquier deudor.

Tal decreto es aplicado en gran parte de las ocasiones a familias en riesgo de exclusión, familias con insuficientes o nulos recursos económicos para enfrentar la deuda. Sin embargo, existen familias que no padecen una situación de exclusión pero que tampoco pueden hacerse cargo de los costes de la hipoteca. Este colectivo de consumidores es el más afectado en cuanto a los costes que deben ser abonados por las hipotecas.

Por decirlo de un modo simple, se encuentran en “terreno de nadie”, resultando en muchos casos los más vulnerables, puesto que ni tienen opción a la dación en pago ni, como hemos indicado, a hacerse cargo de los costes de la hipoteca. Los abogados especialistas en Derecho Hipotecario y Dación en Pago, propondrán la entrega de determinado bien con el fin de satisfacer la deuda. Se trata de una figura jurídica que carece de regulación legal.

La jurisprudencia ha sido fundamental en este sentido, permitiendo la apertura de nuevas posibilidades a los deudores de hipotecas. Los abogados han de asesorar y realizar propuestas a las correspondientes entidades financieras, requerimientos que se optimizarán mediante la intervención de notarios.